Seleccionar página

¿Sabías que el coaching empresarial es una de las técnicas que mejores resultados ha presentado a la hora de potenciar el talento humano de las organizaciones?  

En España, el coaching empresarial tiene una gran presencia. De hecho, en 2018 fue el país europeo líder en este tipo de práctica. Sin embargo, son muchas las empresas que no lo conocen o que no saben cómo incluirlo en sus dinámicas laborales.

Por eso, en este artículo damos a conocer esta rama del coaching, sus beneficios para potenciar las relaciones en los equipos y diferentes formas de incluirlo en tu empresa.

¿Qué es el coaching empresarial?

Según el Organismo Internacional Certificador de Coaches Profesionales, el coaching es una relación profesional que consiste en acompañar a una o varias personas en un proceso de mejora o de crecimiento. El coach facilita el autoaprendizaje y la autoexploración sin transferir experiencias ni conocimientos. Es decir, no guía, ni dirige, ni sugiere, sino que acompaña para que sea la propia persona la que encuentre su camino a través de las técnicas y habilidades mostradas.

Trasladado al ámbito profesional, el coaching empresarial tendría los mismos fines, pero aplicados a problemas o retos del ámbito empresarial como el liderazgo, las relaciones entre los equipos y el crecimiento individual de los trabajadores.  

¿Qué diferencia hay entre el coaching y la psicoterapia?

El coaching y la psicoterapia se diferencian tanto en la persona objetivo a la que van destinados los servicios, como al fin que se quiere alcanzar.

En el coaching se busca activar los talentos naturales de las personas sin patologías clínicas con el fin de capacitarlas en una serie de tareas para lograr metas en un futuro cercano. Mientras, por regla general, la psicología trata de dar solución y explicación a temas específicos de carácter emocional y conductual, tanto a personas con patologías clínicas como a personas que no las presentan.


Tipos de coaching empresarial

Dentro del coaching empresarial podemos encontrar diferentes ramas, cada una de ellas con unos objetivos y beneficios concretos para la organización. Pero si hay una que caracteriza a todas es: la mejora de las relaciones entre los equipos.

  • Coaching laboral: puede utilizarse para diferentes momentos de la vida laboral de una persona. Lo más habitual es hacerlo en momentos en los que necesite motivación o un extra de ayuda para reorientar objetivos profesionales.
  • Coaching de liderazgo: la figura del líder es clave en los equipos y en las organizaciones. A través del coaching de liderazgo se puede ayudar a una persona a desarrollar las habilidades que necesita un buen líder. Estas no estarán enfocadas solo a conseguir grandes logros, sino también a inspirar a otros a hacerlo.
  • Coaching de equipos: es el tipo de coaching que más directamente incide y trabaja sobre las relaciones entre los equipos. El coaching de equipos fortalece las relaciones entre compañeros y fomenta la cooperación de cara a la consecución de objetivos.
  • Coaching organizacional: su objetivo es capacitar a los altos cargos de una organización para que sepan definir con claridad cuáles son sus responsabilidades, así como detectar posibles problemas en la empresa de todo tipo, tanto de productividad como de relación entre personas.

Beneficios del coaching empresarial

Todos los tipos de coaching empresarial ayudan a fomentar la buena relación entre los diferentes equipos, pero ¿de qué manera lo hace cada uno?

El coaching laboral, al trabajar la motivación y la satisfacción laboral de la persona, ayuda a que esta sea más productiva y esté más contenta con su situación. De esta manera, también se involucrará más activamente en todo lo relacionado con el equipo. Por otro lado, el coach laboral también trabajará con los equipos la buena adaptación a los cambios, creando así dinámicas de trabajo más flexibles, pero no por ello menos innovadoras y competitivas

Por su parte, gracias al coaching de liderazgo, los líderes de cada grupo contarán con las herramientas necesarias para saber potenciar los puntos fuertes individuales de cada persona del equipo, crear un ambiente y una dinámica que favorezca la creatividad, así como definir objetivos realistas que no creen situaciones constantes de estrés en los equipos.

En cuanto al coaching de equipos, este ayudará a que las personas de cada grupo sepan comunicarse entre ellas de manera eficaz y respetuosa. De la misma manera, también se fomentará la empatía entre los compañeros gracias a que se trabajará la comprensión que cada uno tiene sobre el trabajo del otro.

Por último, con el coaching organizacional se entrena a los altos cargos de la organización a detectar posibles conflictos o situaciones de alarma antes de que vayan a más y puedan afectar al entorno laboral.


Organizaciones que han apostado por el coaching empresarial

Una de las empresas españolas que más se ha tomado en serio la implementación del coaching empresarial en su equipo ha sido ENDESA. El caso de la eléctrica es curioso, pues ha construido su propia Red Interna de Coaches mediante la cual cuenta con coaches que ayudan a personas de todos los niveles de la organización y hacen tanto acompañamiento individual como grupal, en este caso a través de talleres y programas.
Otro dato interesante es que muchas empresas apuestan por formar a sus líderes en la práctica del coaching. Este es el caso de Reale Seguros, que considera que desarrollar este tipo de habilidades es fundamental para los líderes de su empresa. Su objetivo es formar a personas que desempeñen un liderazgo ético y respetuoso, algo que también lleva implementando Google desde hace ya algunos años.


Coaching en Alan, nuestro punto de vista

Aunque desarrollar el coaching empresarial dentro de una organización es importante, en Alan creemos que para tener una buena relación con los compañeros en el día a día, también es necesario que exista un equilibrio y bienestar en tu vida privada. En definitiva, el crecimiento personal de los miembros del equipo es un punto central de nuestra cultura. Por ello, cada una de las personas que trabajan en Alan cuentan con un coach, es decir, un profesional que les ayuda a desarrollarse dentro y fuera de la empresa.

Generalmente, las sesiones de coaching duran unos 45 minutos y no se llevan a cabo en la oficina, sino en otro lugar de la ciudad como, por ejemplo, un café, para que el ambiente sea más distendido. El equilibrio entre la vida personal y laboral, la calidad del sueño, los hobbies y motivaciones o la felicidad, son algunos de los temas que se tratan en este tipo de sesiones.
En estos casos, nosotros creemos que lo mejor es ofrecer el coaching a todas las personas y que sean ellas las que voluntariamente lo pidan, algo que nos ha reportado muy buenos resultados.